Un punto determinante en el embotellado del vino son los tapones.
El tapón del vino va a ser otro pilar fundamental para que un vino pueda ser bebido en óptimas condiciones y que envejezca adecuadamente, también son otro punto que determina la edad a la que debe consumirse el vino, y por supuesto afecta al precio final de venta de la botella.

Existen varios tipos de tapones: corcho, plástico, de rosca... nos vamos a dedicar a los de corcho, que son los que nos interesan fundamentalmente.

El corcho nos va a dar el sonido característico del vino al ser abierto, debe ser hermético para que el vino no se salga ni entre oxígeno y debe ser elástico para adecuarse a los cambios en las condiciones ambientales.

El corcho es una materia prima completamente natural extraída de la corteza del alcornoque (Quercus suber L). Sus propiedades únicas le atribuyen unas cualidades sin precedentes. Es ligero, impermeable a líquidos y gases, elástico, compresible, proporciona aislamiento térmico y acústico, un retardante de fuego y altamente resistente a la abrasión. Además, es completamente biodegradable, renovable y reciclable.

Dentro de los diferentes factores que identifican la calidad de un vino está el tipo de cierre.

El 97% de los consumidores  afirma que el tapón de corcho es sinónimo de un vino de alta calidad o muy alta calidad (Wine Opinions, julio 2017).

Esta percepción es propia de mercados internacionales y nacional.

Según el estudio sobre "La percepción de los españoles ante los diferentes tipos de cierre" entre 1.200 españoles, el 83% de los españoles asocia el tapón de corcho con vinos de alta calidad.


LOS  TIPOS DE CORCHOS DE VINO MÁS UTILIZADOS

1. Corchos Naturales

Producto 100% natural, se extrae de una sola "loncha"de corcho.
Garantiza un sellado óptimo y juega un papel imprescindible en la evolución adecuada de los vinos, permitiendo un proceso de envejecimiento perfecto. Es el tapón de corcho más respetado.

¿Dónde los encontramos? 
El tapón de corcho natural satisface las expectativas de los principales productores del mundo y de los amantes del vino más sofisticados. Se encuentran sobre todo en productos de alta gama y en todos aquellos vinos que requieran envejecimiento en botella con corchos de diferente precio y calidad.
 

2. Corchos Naturales Colmatados

Se trata de tapones de corcho natural con poros“lenticelas”, rellenos solamente con polvo de corcho resultante de la rectificación de los tapones naturales. El polvo se fija en los poros utilizando una cola a base de resina y de caucho natural, aprobada por el FDA. Actualmente, en este proceso, también es utilizada una cola a base de agua. El colmatado sirve principalmente para mejorar el aspecto visual del tapón.

¿Dónde los encontramos? 
En vinos jóvenes de consumo inmediato, que no requieren envejecimiento en botella.


3. Técnicos

Constituidos por un cuerpo de corcho microgranulado. Considerados químicamente estables y mecánicamente resistentes, son buenos aislantes.  Los que contienen un disco en cada extremo se denominan tapones técnicos 1+1.

¿Dónde los encontramos?  
Se elaboran para embotellar vinos destinados a ser consumidos en un plazo medio de 0 a 3 años.
 

4.  Corchos para Espumosos

Son aquellos tapones particularmente concebidos para ser utilizados en cavas, vinos espumosos y sidras, con un al de los tapones normales para soportar las elevadas presiones existentes en las botellas de vino con gas. Además, forman parte de la familia de los tapones técnicos, ya que son producidos a partir de un cuerpo formado por aglomerado de granos de corcho, al que se aplica en uno de sus extremos 1, 2 ó 3 discos de corcho natural seleccionado.

¿Dónde los encontramos? 
En todos los vinos espumosos, cavas, sidras y champán.