El rabo de toro es la receta tradicional por excelencia. Cuando visualizas el plato del guiso siempre está acompañado de un buen vino tinto. ¿Me equivoco?

Hoy nos hemos atrevido con ella, porque no solo de moderneces vivimos.
Hasta ahora habíamos preferido ir a casa de mamá a comerlo, pero ha llegado la hora de independizarnos culinariamente.
¿Te atreves tú también?

Ingredientes del rabo de toro:

  • 1.5 kg de rabo de toro cortado en trozos (en su defecto lo puedes preparar con buey o ternera)
  • 3 vasos de vino tinto (unos 750ml)
  • 1 vaso de caldo de carne
  • 1/2 pimiento rojo grande
  • 2 pimientos verdes italianos
  • 2 tomates maduros
  • 2 zanahorias
  • 1 cebolla grande
  • 3 cucharadas de harina
  • 2 hojas de laurel
  • granos de pimienta
  • 3 clavos de olor
  • 1 anís estrellado (opcional)
  • aceite
  • sal

Preparación del rabo de toro:

  1. Se lavan los trozos de rabo de toro, los salamos ligeramente y los pasamos por harina. Sacudimos el exceso de la misma.
  2. Calentamos una sartén con un buen chorro de aceite de oliva y la ponemos a calentar a fuego medio-fuerte. Aquí freímos los trozos de rabo de toro hasta que estén dorados por fuera. Cuando estén todos los trozos fritos, los reservamos. También guardamos la sartén con el aceite que ha quedado, pues vamos a pochar la verdura.
  3. Lavamos y cortamos las verduras. El corte no tiene que ser perfecto ya que la salsa se triturará al final.
  4. Añadimos la cebolla, el pimiento y la zanahoria a la sartén donde habíamos dorado el rabo de toro, para así aprovechar los jugos que haya soltado la carne. El tomate lo añadiremos más tarde. 
  5. Pochamos la verdura durante unos 10 minutos a fuego medio. Añadimos el tomate cortado en trocitos. Se cocinan todas las verduras durante otros 10 minutos más.
  6. Cuando la verdura esté blandita, la echamos en la olla y volvemos a calentar el conjunto a fuego medio. Agregamos el vino tinto y dejamos que el alcohol se evapore durante unos minutos.
  7. Añadimos los trozos de rabo de toro, el caldo de carne y las especias. Cerramos la olla y dejamos que se cocine todo durante 50 minutos aproximadamente a fuego suave. Si lo hacemos en una olla o cazuela tradicional, el tiempo de cocinado será de unas 2 horas, también a fuego suave. En este caso habrá que vigilar el guiso de vez en cuando para que no se pegue la parte de abajo. 
  8. Transcurrido el tiempo de cocción, comprobamos que el rabo de toro está bien hecho. Para ello nos aseguramos que la carne está bien tierna y se desprende del hueso con facilidad.
  9. Sacamos los trozos de carne del guiso y, con la ayuda de una cuchara, desgrasamos la salsa. Es decir, vamos recogiendo poco a poco la grasa que flota en la superficie. 
  10. Lo siguiente que haremos será comprobar el punto de espesor de la salsa. Si la queremos más espesa, dejamos reducir la salsa hasta que esté a nuestro gusto. Lo ideal es que la salsa presente una textura espesa y un color chocolate. Trituramos la salsa con una batidora para conseguir una textura fina.
     

Disfrutar del rabo de toro:

Ya has hecho lo más difícil ahora solo te queda emplatarlo.
Puedes hacer un emplatado a la manera tradicional, es decir acompañado de unas buenas patatas fritas (por supuesto caseras) y en un plato mono, que siempre hace mucho, y mucha salsa.
Para esta opción no olvidar comprar un buen pan, que la salsa está para chuparse los dedos.
 

       

 

Si quieres currártelo un poco más ser más creativo y hacer un emplatado más original:
- Deshuesa la carne.
- Prepara un puré de patatas o boniato.
- Coge un molde de emplatar y coloca en la parte inferior el puré, después la carne.
- Acompáñalo de unas verduras asadas o al a plancha al lado.
- Salsea por encima.

Acuérdate de abrir el vino con tiempo para que esté listo para servir cuando llegue tu plato estrella.
Ahora solo te queda servirte una copa de buen vino y disfrutar del trabajo bien hecho y de la compañía.

¡Qué aproveche!