Lar de Maía

Lar de Maía nace en el 2010 con el deseo de iniciar un nuevo camino en el mundo del vino. Lar de Maía es la unión de dos términos. Por un lado “lar”, sinónimo de hogar, y por otro “Maía”, diosa de la primavera que da nombre al mes de mayo en el calendario romano. Para nosotras mayo es un mes referencial, ya que es cuando decidimos embotellar nuestra primera añada.

Nuestra producción se basa en el modelo de “vino de pago”, por lo que hacemos cosechas limitadas y controladas. Además, se trata de un vino elaborado con uvas de agricultura ecológica. Nuestro pequeño proyecto quiere mostrar que es posible hacer nuevos vinos de calidad aprovechando nuestra experiencia y nuestra dedicación.


Boletín

Puedes suscribirte libremente a nuestro boletín de noticias.



Agricultura ecológica

La Agricultura Ecológica es un sistema agrario cuyo objetivo fundamental es la obtención de productos alimenticios de máxima calidad, con el máximo respeto al medio ambiente y conservando la fertilidad de la tierra mediante una buena gestión de los recursos naturales. Esto se logra sin emplear productos químicos de síntesis (como herbicidas, fitosanitarios de origen no natural, etc.) es decir, empleando tan solo productos naturales, que protege el suelo, el agua y el clima, promoviendo la biodiversidad. Este sistema recoge otro concepto muy manejado en nuestros días como es “desarrollo sostenible”.

Este es el concepto por el que apuesta Lar de Maía; el respeto por el medio ambiente y la obtención de la máxima calidad son algo más que buenas intenciones: es nuestra filosofía de trabajo diaria, lo que nos da como resultado un vino más natural y con personalidad propia.


Viñedos

Las uvas empleadas para la elaboración de nuestros vinos son únicamente aquellas obtenidas de los viñedos trabajados siguiendo la filosofía de agricultura ecológica.

También se mantienen entre los viñedos diversas parcelas donde se cultivan cereales, manteniendo así un ecosistema único en la zona.

Suelo

Todos los pagos tienen diferencias en la composición de sus suelos, que son en su mayoría franco-arcillosos-arenosos, de gravas y de calizas, lo que confiere a cada uno una personalidad propia.

De la misma manera, tanto los abonados como los laboreos del suelo se hacen de manera individual en cada parcela, en función de sus necesidades, edad de la viña, etc.



Cómo se trabaja la tierra

De manera general, en invierno se realiza el abonado con materia orgánica que posteriormente se entierra con un pase de cultivador.

Al comienzo de las primeras lluvias de primavera se pasa un arado inter-cepas, desaporcando las plantas. Este surco recoge la mayoría del agua y la localiza de manera natural directamente a la raíz de la planta. Una vez transcurrido el periodo de lluvias, se tapa el surco de manera que se evita el nacimiento de hierbas adventicias en la hilera de cepas, impidiendo así la competencia directa por agua.


Manejo de la vegetación

El sistema de conducción de los viñedos es espaldera, aunque se mantiene también la conducción tradicional en vaso. En los últimos años se han mejorado las espalderas hasta obtener una buena superficie foliar, favoreciendo la aireación natural y equilibrando el vigor de la planta y la producción.

El manejo de la vegetación se hace a mano, espergurando (haciendo la poda en verde) cada planta de manera individualizada.

Posteriormente se va guiando y acomodando la vegetación en la espaldera, de manera que se facilite la penetración de la luz solar y se obtenga una mejor aireación (lo que reduce el riesgo de enfermedades).

A finales del verano se realiza un aclareo de racimos, dejando la producción entre 3.500 y 5.000 Kg. por Ha, dependiendo del vigor del viñedo, de la variedad y del año climatológico.



Variedades

Trabajamos tres variedades distintas: Tempranillo, Garnacha y Syrah. Lar de Maía 5º Tinto se elabora con una base de Tempranillo a la que le añadimos Garnacha y Syrah. Lar de Maía 8º Rosado se elabora con la variedad Tempranillo.

La vendimia

La vendimia de la uva se realiza de modo totalmente manual en cuanto las uvas han alcanzado su madurez donde se lleva a cabo una primera selección de los racimos, ya que sólo se recolectarán aquellos que estén en buen estado de maduración. Posteriormente una segunda selección en mesa por mano experta.

El transporte de las uvas se realiza en cajas de plástico perforadas, de unos 18 Kg. de peso medio.